Steel Framing. Un método constructivo qué hace más eficiente el uso de las energías.

Últimamente aparecen en los medios de comunicación noticias acerca de los esfuerzos que están realizando las autoridades de muchos países para reemplazar la generación de energía originada en los combustibles fósiles a formas de energía renovables. La razón es muy simple: los combustibles fósiles terminarán por agotarse, y es necesario reemplazarlos por métodos que reduzcan o directamente eliminen la generación de dióxido de carbono, cuyo aumento en la atmósfera es responsable del cambio climático.

Uruguay no es la excepción. El estado nacional, con la colaboración de la inversión privada, viene realizando parques eólicos para reemplazar la generación de electricidad por medio de centrales térmicas alimentadas a combustibles fósibles, recursos que son sumamente escasos y que hoy originan erogaciones importantísimas al erario público debido a que deben ser importados.

Pero lo que a veces se soslaya es que no es suficiente con el reemplazo de las fuentes de energía convencionales por otras renovables, si esto no va aparejado con una reducción del consumo de energía.

Y cuando se habla de este último tema, aparece en nuestra mente la idea de que esto trae pérdida del confort, tanto en verano como en invierno.

Esto no tiene que ser así. Podemos aspirar a mantener el confort higrotérmico de las viviendas, reduciendo el consumo de energía en forma simultánea. Esto se logra mediante la aislación térmica de las viviendas.

Es necesario la promulgación de leyes que obliguen al ahorro energético en las viviendas nuevas, fijando valores máximos del coeficiente de transmitancia térmica, tanto en muros como en aberturas. El etiquetado energético de edificios, algo ya implementado en la Comunidad Económica Europea, también apunta en ese sentido.

El Steel framing es un método constructivo que permite con facilidad cumplir con los requisitos más altos de aislamiento térmico, sin por ello sacrificar superficie útil.

En efecto, en una vivienda construida con steel framing, el espacio natural que existe entre montantes, cuyo espesor es normalmente de 90 ó 100 mm, brinda el espacio necesario para la colocación de aislantes térmicos en espesores tales que permiten cumplir fácilmente con los requisitos más exigentes. Asimismo, y para contrarrestar los puentes térmicos, la colocación de aislantes térmicos externos –por fuera de los montantes- es también sumamente sencilla, mejorando aún más el comportamiento de las construcciones.

Construir una vivienda con muros que posean como máximo un coerficiente de transmitancia térmica de 0,9 W/m2.ºK, permite aumentar hasta en un 8% la superficie útil, comparando dicha vivienda con la misma construida en métodos tradicionales (mampostería). Esto se debe a que el aislante se aloja dentro de la estructura, y por lo tanto se aprovecha íntegramente el espacio dentro del panel. El resultado es que se obtiene una vivienda eficiente desde el punto de vista energético, con bajos espesores de muros exteriores.

Los ahorros de energía tanto por diminución de la energía de calefacción en verano y de acondicionamiento de aire en invierno varían entre el 40 y el 60%.

En la Unión Europea, las nuevas reglamentaciones sobre eficiencia energética obligarán a que las viviendas nuevas construidas a partir del año 2017 sean completamente pasivas, debiendo compensar la energía que consuman en un determinado momento, con la misma cantidad que se genere dentro de la vivienda. Si la misma  no estuviera aislada, las cantidades de energía interna a producir serían mayores, y en algunos casos, haría impracticable la generación por falta de espacio para colocar las celdas fotovoltaicas.

En un futuro cercano, seguramente los departamentos que aún no lo han hecho, establecerán requisitos de aislamiento térmico en todo tipo de construcciones, ya sean nuevas o existentes, ya que la energía seguirá siendo cada vez más escasa. En este caso, también la construcción en seco brinda soluciones realizables: medias paredes interiores con perfiles de acero galvanizado y placas de yeso que permiten alojar aislantes térmicos.

No se trata solamente de buscar nuevas fuentes de energía “limpias”, cosa que es buena de por sí, sino de reducir el uso de la energía en las viviendas, pero manteniendo los niveles de confort. De esta forma podremos reemplazar paulatinamente las usinas generadoras, altamente contaminantes y productoras de dióxido de carbono, por estas nuevas energías. Si las nuevas viviendas continúan siendo ineficientes energéticamente, estaremos contribuyendo al desperdicio de recursos y al calentamiento global, con las consecuencias que todos conocemos sobre el clima y la naturaleza.

Sin títuloING. FRANCISCO PEDRAZZI
(GERENTE DE MARKETING DE BARBIERI URUGUAY)

2 Comments

  1. Hola.. Tengo que realizar una obra en Colonia, Uruguay. Podrían enviarme lista de precios a mi correo. Gracias

    Reply

Leave a Comment.